Solapas principales

Tenemos que hablar de Derrick White: análisis del Game 3 PO

  • Kevin Durant impuso su ley en Los Ángeles: 38 puntos, 4 rebotes y 7 asistencias
  • Career-high anotador en Playoffs de Derrick White (36 puntos), Ben Simmons (31 puntos) y Pascal Siakam (30 puntos)
  • James Harden sufre una de sus peores noches en el tiro: 3/20 en FG y 2/13 en triples
  • Los Boston Celtics y los Milwaukee Bucks dejan sus eliminatorias prácticamente sentenciadas
  • Russell Westbrook da el primer triunfo a sus Oklahoma City Thunder

Emocionante tercera jornada de Playoffs de la NBA, donde hemos disfrutado de topes anotadores de algunos jugadores, noches aciagas de otras super estrellas, y equipos que se encuentran al borde del abismo. Los 36 puntos de Derrick White son lo más llamativo de la jornada, estamos disfrutando de una de las nuevas joyas de Popovich. Kevin Durant y Russell Westbrook imponen su ley, el primero para dar ventaja a los Warriors en la serie, y el segundo para abrir la lata en la suya. Ben Simmons y Pascal Siakam también alcanzaron sus topes en anotación durante la post-temporada, fundamentales para que sus equipos tomen ventaja en las eliminatorias. Y equipos como Boston Celtics, Milwaukee Bucks o Houston Rockets dejan sus eliminatorias prácticamente sentenciadas tras una nueva victoria. En la de Houston, no podemos dejar pasar una de las peores noches de James Harden de cara al aro, estableciendo un 3/20 en tiros de campo, además de anotar 2 triples de 13 intentos, viviendo completamente del 14/16 en tiros libres.

CONFERENCIA OESTE

  • Golden State Warriors 132-105 Los Ángeles Clippers (2-1)

No hubo lugar para la sorpresa. Después de vivir un partido histórico, con la remontada de 31 puntos por parte de Los Ángeles Clippers, los hombres de Steve Kerr no dejaron ningún signo de relajación en éste tercer encuentro. A excepción del último cuarto, los Golden State Warriors lideraron con autoridad el resto del partido, anotando 41, 32 y 36 puntos en cada cuarto. En cambio, los de Doc Rivers tuvieron problemas a la hora de encontrar tiros liberados, y una fluidez anotadora en general, en parte gracias a la defensa de los de La Bahía. El 37.2% en FG, y un abrumador 7/32 en triples dificultó la tarea de mantener el ritmo anotador de unos Golden State Warriors que no encontraron apenas oposición en ataque. Como segunda espada, Durant contó con el apoyo de un inspirado Andre Iguodala, quien saca su mejor versión en post-temporada (recordemos que es el MVP de unas Finales). Con 15 puntos (5/6 FG, 3/4 en triples), 2 rebotes y tapones y 3 asistencias, aprovechó su ventaja física ante el perímetro de los Clippers para sacar petróleo.

kd.jpg

Kevin Durant y Patrick Beverley marcan un intenso duelo. Vía: Clipperholics

En este caso, no fueron ni Lou Williams ni Montrezl Harrell quienes abanderaron a su equipo. No fue otro que el pívot ex de Lakers, Ivica Zubac. El croata firmó un espectacular doble-doble, con 18 puntos y 15 rebotes en 17 minutos. Aprovechó la ausencia de Cousins, y atacó el aro de los Warriors a su antojo, contando con la ventaja física sobre los center rivales.

Los Golden State Warriors no quieren pasar apuros para avanzar a la siguiente ronda, y el partido que cedieron ante los Clippers sirvió como toque de atención para concentrarse y reflejar la imagen de aspirante al anillo.

  • Denver Nuggets 108-118 San Antonio Spurs (1-2)

Si tenemos que poner un nombre sobre este Game 3 está claro: Derrick White. El nuevo descubrimiento pulido por Gregg Popovich desató la locura en el Pepsi Center. Estableciendo su tope anotador (36 puntos), añadiendo 5 rebotes y asistencias, más 3 robos y un +30 con él en pista, fue una pesadilla para la defensa de los Denver Nuggets. Los locales lucharon con la versión más experta de unos San Antonio Spurs que llevaron el mando del marcador prácticamente de inicio a fin. Pese a las constantes reacciones de los de Mike Malone, liderados por su pareja interior: Nikola Jokic, quien aportó 22 puntos, 8 rebotes y 7 asistencias, más el veterano jugador en Playoffs, Paul Millsap, que puso en muchos apuros al juego interior texano, con 14 puntos en el encuentro.

El mayor damnificado por la actuación de White fue el australiano Patty Mills, quien apenas aportó al juego en los 18 minutos que estuvo en pista. Pero Pop sabía que debía dejar jugar a White, era su partido, y junto a los 25 puntos de DeRozan y los 18 puntos, 11 rebotes y 5 asistencias de LaMarcus Aldridge dieron una nueva ventaja en la eliminatoria a los Spurs.

 

  • Portland Trail Blazers 108-120 Oklahoma City Thunder (2-1)

Y cuando la serie se fue a Oklahoma, el rey de la ciudad impuso su ley. Cuando más se le ha criticado por tener unas malas estadísticas de tiro, y cometer numerosas imprecisiones en los dos primeros partidos, Russell Westbrook apareció cuando más le necesitaban sus Thunder. Con 33 puntos, 11 asistencias y 5 rebotes (4/6 T3, 11/22 FG), secundado por los 22 puntos, 6 rebotes y asistencias de Paul George fueron suficientes para poner el primer punto en su casillero. 

Los Portland Trail Blazers no lo pusieron nada fácil hasta los instantes finales, donde tenían que aparecer en escena los hombres importantes de cada equipo, y el pabellón y la presión de la eliminatoria reclamaba a Westbrook, y se impuso a los 32 puntos de Damian Lillard y 21 de CJ McCollum. No podemos obviar la figura de Dennis Schroder, ya no por la aportación estadística (17 puntos, 5 rebotes, 6 asistencias y 2 robos), sino por su implicación en defensa. Cuando Lillard trataba de imponerse en los instantes finales y dejar la serie vista para sentencia, el alemán se encargó de defenderle como si de su sombra se tratase, lo que provocó muchas imprecisiones del base de los Blazers, especialmente en el triple (3/9). Sabía que Lillard sería el eje ofensivo de los Blazers, y anularle sirvió para dar la oportunidad a los Thunder, quienes mantuvieron la calma y seguridad en el juego, de no ceder su ventaja y abrir la serie. El cuarto partido será sin duda uno de los duelos más vibrantes de los Playoffs.

westbrook.jpg

Russell Westbrook guía a su equipo en la victoria. Vía: Washington Post
  • Houston Rockets 104-101 Utah Jazz (3-0)

Lo han tenido tan cerca, tan rematadamente cerca, que al final se impuso la ley del de siempre. El ambiente del Vivint Smart Home Arena motivó a unos Utah Jazz que salieron con el cuchillo entre los dientes desde el primer segundo, con un parcial de 8-0 de entrada. La defensa propuesta por Quin Snyder funcionó, y la capacidad ofensiva de los Houston Rockets fue cortada de raíz. Teniendo como referencia el anterior partido, donde los Rockets se marchan con 70 puntos al descanso, en esta ocasión se van con esa cifra al último cuarto. Y la figura anotadora de unos necesitados Utah Jazz resurgió en su cancha, así como lo hizo Westbrook en su serie. Donovan Mitchell aportó la energía y agresividad que le caracterizan, y fue el motor ofensivo de los suyos, y el primero que apretaba en defensa sobre las líneas de pase y los tiradores. Los porcentajes de anotación de los Rockets no superan el 39%, y el volumen de tiro fue muy alto (33/86 en FG).

Los Houston Rockets no estaban cómodos en pista, todo el encuentro fue un toma y daca donde los Jazz no se despegaban del marcador, y James Harden vive una de sus peores noche en el tiro (3/20 TC y 2/13 en triples), ¿será el momento de que los Jazz sumen su primera victoria?. Todos los factores les sonreían a los de Salt Lake City, hasta que apareció "La Barba" cuando más quemaba el balón. Con un triple y numerosas faltas provocadas en el último tramo del definitivo cuarto, el MVP de la NBA apareció cuando menos se esperaban los Jazz, en el peor momento posible. Ni en una de sus peores noches que se le recuerda, y a los Houston Rockets como colectivo, son capaces de llevarse una victoria en su cancha. ¿Punto de inflexión para el equipo de Ricky Rubio?

CONFERENCIA ESTE

  • Philadelphia 76ers 131-115 Brooklyn Nets (2-1)

Cuando Jared Dudley puso en duda la capacidad ofensiva de Ben Simmons, y que es mucho más limitado de lo que se piensa sobre él, el australiano salió más motivado que nunca. El base australiano estableció su career-high anotador en Playoffs. 31 puntos, 4 rebotes, 9 asistencias, 2 robos y 3 tapones. Estuvo en todas partes, pero no fue el único que salió a morder. Tobias Harris con 29 puntos y los 26 de JJ Redick aportaron su granito de arena para que los Sixers se fuesen hasta los 131 puntos en el tercer encuentro que desempataba la serie. El impacto de Harris y de un trabajador Boban Marjanovic en defensa fue vital para evitar reacciones del conjunto neoyorquino. De los Brooklyn Nets, los 26 puntos de Caris LeVert y D'Angelo Russell no fueron suficientes para sobreponerse a unos Sixers que hicieron el mejor partido de la serie, precisamente ante la ausencia de Joel Embiid por lesión. Los titulares dieron un paso al frente, y Marjanovic secundó muy bien el papel del camerunés. Los de Kenny Atkinson no perdieron la cara al partido, pero en los momentos más estáticos y lentos del partido se quedan sin ideas, se ven muy limitados ante la defensa de los de Philadelphia. Aún queda serie para reaccionar, pero las sensaciones de los hombres de Brett Brown son muy sólidas, quieren solventar la serie cuanto antes.

  • Toronto Raptors 98-93 Orlando Magic (2-1)

En un partido muy trabado, donde la defensa planteada de Steve Clifford sobre Kawhi Leonard, quien promediaba 31 puntos en la serie, fue brillante. 5/19 en tiros para el ex de San Antonio Spurs, además de 0/3 en triples, son el reflejo del trabajo atrás de unos Orlando Magic que tienen un problema claro, por el que tampoco consiguieron llevarse el partido, y es la capacidad anotadora de sus jugadores. Finalmente, Nikola Vucevic apareció en el tercer partido, siendo anulado completamente por Marc Gasol en los primeros. Con 22 puntos, 14 rebotes y 6 asistencias, el montenegrino lideró a su equipo cuando remontó los 16 puntos de ventaja que ostentaban los Raptors. 

Sin embargo, los canadienses respondían a cada arreón de los Magic, mostrando su autoridad en la serie, no daban pie a que Orlando luchase el partido. Dependen de la inspiración de un Terrence Ross que en ésta ocasión aportó 24 puntos desde el banquillo, y dejó el partido en el aire hasta los últimos instantes.

Si alguien desencadenó el partido cuando más taponados estaban los ataques, ese no fue otro que Pascal Siakam, quien anotó 30 puntos (career-high en Playoffs) y capturó 11 rebotes. Pero lo que destaca la victoria de los Toronto Raptors es el juego colectivo. Pese a que Kawhi fuese anulado, consiguió aportar un doble-doble (16 puntos y 10 rebotes), y la dirección de Kyle Lowry está alcanzando el nivel que echabamos de menos del base. Con 12 puntos, 10 asistencias y 5 rebotes, llevó el ritmo de partido en todo momento, y aportó lo que su equipo más necesitaba en cada momento. En defensa, no podemos olvidarnos de la figura de nuestro Marc Gasol, quien está demostrando la razón por la que le llevaron a Toronto. Con 4 robos, el pívot español presionaba cada línea de pase, siendo el más intenso de su equipo atrás, fundamental en los momentos calientes de partido, provocando muchas jugadas de transición y canastas fáciles para los Raptors. Sin duda, fue una victoria colectiva que proporciona ventaja a los hombres de Nick Nurse.

  • Boston Celtics 104-96 Indiana Pacers (3-0)

Match point para los hombres de Brad Stevens, que rozan las semifinales de Conferencia. La tendencia del tercer partido fue similar al segundo, ya que los Indiana Pacers estuvieron en el partido en todo momento, hasta un apagón ofensivo en el tercer cuarto (12 puntos) que permitió, una vez más, que los Boston Celtics le diesen la vuelta al partido y dejen la serie prácticamente sentenciada. 

Si en el segundo partido fue Jayson Tatum (18+7) el que secundó a Kyrie Irving (19+5+10), en esta ocasión apareció el otro Jay. Con 23 puntos y 7 rebotes, Jaylen Brown fue el líder de una victoria coral, donde la anotación y el rebote se repartió a nivel colectivo. Cuando los titulares descansaron, la aparición en escena de Marcus Morris Sr. fue fundamental, especialmente en el ámbito defensivo, siendo agresivo e intenso, provocó numerosas pérdidas e imprecisiones de unos Pacers que están desquiciados. Ha tenido la oportunidad de llevarse cada partido que han ganado los Celtics, y en todos les ha ocurrido la misma situación en ataque. Tienen sequías de varios minutos, que aprovechan Irving y los Jays para apuñalar a unos heridos Pacers que no son capaces de aportar más allá de Tyreke Evans, Bogdanovic o la pareja interior (Sabonis y Turner). El juego interior funciona especialmente en defensa, siendo de las mejores parejas interiores en el apartado defensivo, pero que deben dar un paso adelante en ataque si quieren llevarse algún partido en la serie, y meter el miedo en el cuerpo de los Celtics.

  • Milwaukee Bucks 119-103 Detroit Pistons (3-0)

Nueva victoria para los hombres de Mike Budenholzer, quienes están pasando como un rodillo por encima de unos Detroit Pistons que carecen de intensidad durante cada partido. En el tercer partido hemos podido disfrutar de la vuelta de Blake Griffin, que dio la sensación de ser el único Piston que quería hacer frente a los líderes de la conferencia Este. En el primer cuarto, el propio Giannis Antetokounmpo se fue con el casillero de anotación vacío, y el ex de Clippers trató de mantener a su equipo a flote, pero si los demás no aportan su granito de arena, es una misión casi imposible. Y duró un cuarto y medio, hasta que el trabajo coral de los Bucks les catapultó a los 20 puntos de diferencia. Los 20 puntos de Khris Middleton, los 19 de Brook López y Bledsoe y los 14 de Antetokounmpo reflejan el buen trabajo colectivo en ataque, y la escasa capacidad anotadora de los Pistons, en parte supeditados a la solidez defensiva de los Bucks, fueron tarea imposible para unos Pistons que no tuvieron la actitud de ir a por el partido, y prácticamente la serie.

Sobre el autor

 
Antiguedad: 
11 meses 4 semanas
#contenidos: 
69
#Comentarios: 
168
Total lecturas: 
90,733

Comentarios

Sí pero lo que te da en ataque te lo quita en la defensa sobre Murray. Hubiera venido de cine la presencia del otro Murray intercambiando roles y marcas en el backcourt