Solapas principales

Nets y 76ers, la importancia del banquillo en PlayOffs

Siempre se ha dicho, como si de un rumor se tratara, que en los PlayOffs importa realmente lo que hacen tus jugadores titulares y que el banquillo queda a expensas de lo que suceda en la Regular Season. Pero siempre aparecen personajes que van a contracorriente, y demuestra que no es la realidad de la post-temporada. Fred VanVleet, Manu Ginobili... y este curso, salvando las distancias, Boban Marjanovic y Spencer Dinwiddie. Dentro de esta clasificación podría quedar incluido Caris LeVert, ya que ha estado saliendo desde el banquillo por recuperarse de la lesión pero ha sido el 5º que más minutos ha jugado, y en el último encuentro fue titular.

el necesitado gigante serbio, al rescate

La imagen dada por el conjunto de Brett Brown en el primer partido rozó lo catastrófico. De los 5 jugadores titulares, únicamente Jimmy Butler se presentó ante los Nets, y Joel Embiid sufrió las limitaciones de sus apesadumbradas rodillas, que le han tenido con restricción de minutos a lo largo de la eliminatoria. Ben Simmons, atado y sin cabeza; Tobias Harris, asustado ante la magnitud del momento; y JJ Redick, con la desconcentración como bandera -acabó expulsado- no estuvieron a la altura. 

Pero Boban, el gigante serbio, se mostró con todo su talento. Las estadísticas no lo muestran al completo, pero en los 15 minutos que estuvo en cancha aportó en todo lo que pudo -y más-. 13 puntos, 3 rebotes, 4 asistencias, un 70% de acierto... y un rating ofensivo de 128, el 2º mayor que ha tenido hasta ahora en la serie. Porque el 1º es una auténtica locura, estadística que impresiona todavía más visto en comparación con la parcela defensiva. 

marjanovic_dinwiddie.jpg

Marjanovic y Dinwiddie, frente a frente sin temores. (Foto: Zimbio)

Y es que en el 3º partido Marjanovic disputó 18 minutos, sumó 14 puntos junto a 8 rebotes, además de una asistencia, un robo y un tapón. Y todo esto, más allá de llegar a un +18 como el 6º hombre del equipo -el segundo mejor +/- del partido-, le permitió alcanzar un OffRtg de 140 puntos. Esto, junto al DefRtg, le hizo acabar el partido con un rating neto de más de 47 puntos, una auténtica animalada. Es, con ese encuentro, el 4º jugador en lograr un OffRtg en los PO de este curso, y el 4º en superar los 45 puntos en el NetRtg.

Ha tenido también apariciones menos estelares, como en el 4º encuentro -4 puntos, 33%, 2 pérdidas-, pero es algo que cabe esperar de un jugador de sus características. Más de 2,20 de altura, supera los 130 kilos, y no tiene una condición físico-atlética élite en la competición. Pero es reseñable, y muy importante para el futuro de los Sixers en esta post-temporada, que en los tres primeros partidos haya promediado 14 puntos, 6 rebotes, 1 robo, un 62% en TC y un 92% en TL... en tan sólo 17 minutos de partido. Porque Boban, 3 de cada 4 veces -es un muy buen porcentaje- hace mucho, de todo y bien.

un respiro para d'angelo russell

El aire fresco de Brooklyn tiene Spencer de nombre de pila. Porque es respiro, continuo y regular, para un Russell que se está encontrando con más dificultades de las esperadas para brillar ante Philadelphia. En el primer partido no encontró su ritmo hasta el tercer cuarto, el segundo y cuarto fueron poco acertados en el lanzamiento de 2 -5 de 19 entre ambos, y el 3º asalto causó estragos desde el triple... para su propia franquicia.

Pero eso no ha sido un excesivo problema para mantenerse en la pelea por todos los partidos, pues primero Caris y despues Spence' han sabido mantener la compostura, y el equilibrio, en el marcador. Pero como Caris, ya explicado antes, es un jugador con importancia de titular -titularísimo- en el sistema de Kenny Atkinson, nos quedaremos con el ex de Detroit. Desde donde deben verle arrepintiéndose de dejarle ir cada día del año, el doble en días de partido.

 

 

Ha ido de menos a más en importancia -en la serie-, pasando de suponer el 23% de los puntos de su equipo a sobrepasar el 35% en el último combate, perdido por desaprovechar la ventaja. Este último partido, en el que dejó 18 puntos en 27 minutos, fue el encuentro en que mejor fue su porcentaje de acierto, rozando el 60%. Pero si por algo destacó hace dos noches fue por defender a jugadores claramente fuera de su posición. Porque en 13 y 12 posesiones, Dinwiddie, un base de 1'98 de altura y 90 kgs de peso, se enfrentó a Tobias Harris -3/4 de 2'06 y 107 kgs- y Mike Scott -2'04 metros, 108 kgs- respectivamente. Por no hablar de lo bien que "secó" a JJ Redick.

En las 22 posesiones que se vieron las caras en defensa, los Sixers anotaron 30 puntos pero el escolta no tuvo nada -realmente, nada- que ver con esa anotación. 0 puntos, un 0-3 en TC, 1 pérdida y ningún tiro libre anotado, a pesar de que Dinwiddie cometió una falta de tiro.

A pesar de todo, este buen hacer del banquillo de los Nets no sirvió para certificar el empate en la eliminatoria, pues la ventaja que tenían los Nets se esfumó con cada triple consecutivo que fallaban por querer adelantar acontecimientos, o ganar el partido antes de que llegara el pitido final.

bonus track

Como ya hemos dicho, LeVert fue otro jugador muy destacado pero no es el que entrará en esta categoría, pues alguien ya mencionado merece su reconocimiento particular. Y ese es Mike Scott. Un jugador que llegó junto a Harris y Boban, en febrero, y sin hacer mucho ruido se ha convertido en una pieza clave -es el 5º en minutos disputados en la serie- en la rotación de Brown.

Y sin ir más lejos, en la decisiva victoria del sábado por 112 a 108 él tuvo un papel diferencial en los últimos minutos. Aunque sólo anotó 8 puntos, los últimos 8 minutos del partido le tuvieron a él en cancha, y fue el encargado de adelantar a su equipo 110-108 a falta de 20 segundos desde la esquina, el lugar al que cada noche va a "marcar territorio".

Sobre el autor

 
Antiguedad: 
10 meses 2 semanas
#contenidos: 
59
#Comentarios: 
107
Total lecturas: 
116,831

Comentarios

Lo de Westbrook deja en evidencia no solo su "mentira" sino la mentira de la NBA actual, en la que no tiene cabida la defensa de los jugadores exteriores (dentro se dan mucha más cera) y se crean todas las condiciones necesarias para que se vayan superando marcas y registros cada día. Unos récords que, para los que entienden de esto, no tapa que muchos de estos superestrellones no habrían sido más que buenos jugadores en épocas pasadas pero la NBA es genial vendiendo motos y los medios de comunicación, en general, se la compran y la hacen aún más bonita.

Espero que se analice una mentira llamada Westbrook, dos temporadas consecutivas ridiculizado en post-season. Un triple doble con patas de regular season que irá al salón de la fama sin merecerlo.