Solapas principales

Lo mejor, mes a mes, del año 2018 en la NBA

  • 2018 ha estado plagado de momentos para recordar
  • Desde el tercer anillo de los Warriors hasta el renacer de Derrick Rose, pasando por la retirada de Ginobili

Durante un partido de la NBA pasan muchas cosas, con toda seguridad más de las que nuestra vista alcanza a captar. Esos mágicos 48 minutos son todo un ecosistema en sí mismo, más fácil de profundizar gracias a herramientas como la estadística avanzada pero no del todo abarcable por la infinidad de situaciones que se producen al mismo tiempo. Multipliquemos esos 48 minutos por los partidos de una semana, los de un mes, los 1230 encuentros de una regular season o los de todo un año natural, como en este caso. Añadamos todo lo que no sucede sobre una pista de baloncesto -traspasos, rumores, retiradas o ceremonias. ¿Cuántas cosas pueden pasar durante 12 meses en ese microuniverso?

 

El espacio comprendido por el grueso de la temporada 2017/18 y el inicio de la 2018/19 ha sido, como de costumbre, fascinante en todos los sentidos. En un año marcado por el cataclismo que suele provocar LeBron James cada vez que cambia de ciudad hemos asistido a la consecución del tercer anillo en cuatro años por parte de Golden State, al intento de Houston por impedirlo o a la dolorosa despedida del mejor jugador argentino de todos los tiempos. Esto es, mes a mes, lo mejor que nos ha regalado 2018 a todos los adeptos de una liga más en forma que nunca.

Enero: James Harden y su triple doble de 60 puntos

The Beard y Russell Westbrook llevan tiempo ostentando el monopolio de este particular mercado. El de Houston, no contento aún con convertirse en el jugador con más triples dobles de 50 puntos de la historia (cuatro, el último hace apenas dos semanas), decidió dejar el 30 de enero una actuación digna de ser marcada en rojo en los libros de historia. Sus 60 puntos, 10 rebotes y 11 asistencias en la victoria de su equipo frente a Orlando le encumbran como el único jugador capaz de registrar un triple doble con más de 60 tantos en el casillero de anotación. Esa conexión con el aro rival le sirvió también para conseguir su career high en puntos, además de la mejor marca histórica de los Rockets. Solo tres cosas más que añadir: nadie ha conseguido jamás un triple doble de 70 puntos, otro mes de enero está a la vuelta de la esquina y, sorpresa, James Harden participa en él.

FEBRERO: ¿hA VUELTO EL ALL-STAR?

Desde hace bastantes más años de los que nos gustaría reconocer, el All-Star ha llevado al extremo la idea de “espectáculo” hasta convertirse en un evento a evitar para aquellos que buscan partidos con un mínimo de competitividad. El uso de formatos móviles y la tendencia al tiro de tres, dos corrientes imparables en la liga, han irrumpido sin piedad también en este partido; es probable que al ser un movimiento generalizado en la NBA ese tipo de juego ya no se pueda evitar, pero sí se podía subsanar el otro gran problema del All-Star: la completa falta de intensidad.

 

La liga decidió acabar con el antiguo formato para dar paso a una novedosa idea: que el jugador más votado de cada conferencia, en una suerte de Draft, eligiera alternativamente a los integrantes de su equipo (aquí sin división Este-Oeste). ¿Era un pique entre jugadores la solución a la falta de defensa y la excesiva relajación? No sabemos si el “quién ha sido elegido antes” ha supuesto toda la motivación necesaria, pero lo cierto es que este año se ha respirado un ambiente renovado en un partido que no se decidió hasta la última jugada. No faltaron los triples de Curry o los abusos de Antetokounmpo y el nivel defensivo no fue precisamente el de un Pistons-Bulls de finales de los 80, pero la última posesión, con Durant y LeBron haciendo de barrera humana para impedir al base de los Warriors forzar la prórroga, fue un signo de que se está intentando cambiar las cosas. Quién sabe si esta tendencia al alza se conseguirá mantener, volviendo a convertir el partido de las estrellas en algo más que estrellas en un partido.

THE VERY BEST PLAYS from the 2018 NBA All-Star Game

MARZO: HOUSTON SUPERA SU MARCA HISTÓRICA DE VICTORIAS

La noche del 24 de marzo fue especial para los Rockets por dos motivos. El primero es el hito que alcanzó la franquicia al alcanzar los 59 triunfos, mejor registro histórico de los texanos en regular season. Tras ese partido frente a Nueva Orleans, seis victorias más dejaron el contador final en 65. El segundo motivo es que esa marca no fue sino la confirmación de todo lo que se venía atisbando durante la temporada: un nuevo aspirante al título, y muy distinto al resto, se había convertido en una realidad.

 

La clave no era el qué, sino el cómo. Durante los últimos cuatro años, casi todos los rivales que han surgido en el camino de Golden State han intentado hacerles frente con un estilo diametralmente opuesto al suyo; frente al baloncesto alegre y ofensivo, sistemas rocosos. Los Thunder de 2016, con una plantilla extremadamente física, ejemplifican esa tendencia. Houston, sin renunciar a la defensa, optó por lo inesperado: replicar el modelo de los Warriors. Combatir los puntos con más puntos. La lesión de Chris Paul se cruzó en su camino, pero la temporada de los Rockets fue para enmarcar. Con la estadística avanzada como bandera y dos bases capaces de mantener el control del juego en todo momento, solo una regla parecía autoimpuesta: si no eres Capela, lanza triples. Aunque el estilo es el mismo, en este inicio de temporada la franquicia está muy lejos de ese rendimiento, pero la situación actual no debe hacer olvidar que la temporada regular 2017/18 fue, por un amplio margen, la mejor en la historia de Houston.

ABRIL: PHILa ACABA LA TEMPORADA CON 16 VICTORIAS CONSECUTIVAS

¿Cuál ha sido el equipo más en forma en entrar en PlayOffs? ¿Cuál ha sido el mejor final de regular season de la historia? Para responder a ambas preguntas no tenemos que mirar en retrospectiva ni bucear en libros de historia, sino dirigir la vista a tan solo ocho meses atrás. Mientras The Process comenzaba a ver la luz al final del túnel, las victorias no dejaban de llegar. Con Ben Simmons convertido en anomalía aposicional y un Joel Embiid por primera vez alejado de sus problemas físicos, fue la llegada de Marco Belinelli y Ersan Ilyasova a mitad de temporada el verdadero factor diferencial para Philadelphia. Su fuego ofensivo, unido al de tiradores como JJ Redick o Robert Convington, hizo de los 76ers una verdadera delicia en ataque al tiempo que el sistema defensivo obtenía sus réditos.

 

Si bien es cierto que gran parte de esa racha de 16 victorias se obtuvo frente a rivales menores (Cleveland fue el único contender al que se midieron), el mérito de ese registro está fuera de toda duda. Su ruta se cortó bruscamente en semifinales de conferencia, pero su último tramo de temporada y el triunfo en primera ronda anunció la llegada, al fin, de un equipo al que los aficionados llevaban años esperando. Un último apunte: en la última victoria, conseguida en Philadelphia frente a los Bucks, Markelle Fultz se convirtió en el jugador más joven de la historia en lograr un triple doble; un irónico papel clave para un joven con una más que delicada situación en esta nueva temporada.

8.jpg

Joel Embiid y Pascal Siakam / NBA.com

 

MAYO: LOS RAPTORS VUELVEN A SER PRESA DE SUS FANTASMAS EN PLAYOFFS

Circulan muchos chistes por Internet sobre la transformación de un equipo temible en temporada regular en una escuadra endeble una vez comenzada la fase final. Toronto lleva cinco cursos seguidos entrando en PlayOffs y sólo una vez ha alcanzado las finales de conferencia; los últimos tres años han pasado de 50 victorias, alcanzando las 59, récord histórico de la franquicia, la pasada temporada. En la mejor adaptación jamás hecha de Dr. Jekyll and Mr. Hyde, esos tres últimos años han estado regidos por la misma constante: eliminación a manos de LeBron James y sus Cavaliers.

 

Las últimas dos temporadas han sido especialmente dolorosas por haber encajado sendas barridas (0-4) llegado el mes de mayo, pero en este 2018 su derrota levantó todas las alarmas que aún se resistían a sonar. Este verano se ha realizado una rápida y directa remodelación en Canadá, pasando de la pareja Lowry-DeRozan al combo Lowry-Kawhi y de Dwane Casey en el banquillo al inexperto Nick Nurse. El panorama ahora luce distinto, pero los fantasmas, en forma de apagones de los jugadores estrella y la incapacidad del ataque de superar sistemas defensivos más compactos, permanecen recientes.

JUNIO: ¿DINASTÍA WARRIORS?

Cada uno puede usar el término que desee para referirse al dominio de Golden State durante las últimas cuatro temporadas, pero el adjetivo propuesto en el encabezado no va demasiado desencaminado. Si en 2015 y 2016 enamoraron al aficionado con su juego, ha sido desde la llegada de Kevin Durant cuando han mostrado un despliegue de talento sin precedentes y con unos resultados incontestables. La consecución de su tercer título, sin embargo, no ha sido tan sencilla como el camino desierto que se encontraron en el segundo. Houston les puso contra las cuerdas en las finales de conferencia y en otra reedición de The Finals frente a los Cavaliers la situación pudo haber sido muy distinta de no haber sido por el conocido error de JR Smith. Con menos sobradez que la sugerida por el 4-0 global, los Warriors supieron vencer y Durant consiguió su segundo MVP de las Finales. En una presente temporada en la que vuelven a presentar candidatura -y condición de favorito- al título, de volver a conseguir el anillo la palabra “dinastía” podría incluso quedarse corta.

 

2018 NBA Finals FULL Mini-Movie | Warriors Defeat Cavaliers In 4 Games

JULIO: EL REY HACE LAS MALETAS

Cada vez que LeBron James es agente libre, el mundo NBA se ve obligado a detenerse. Ante una nueva decisión de futuro del mejor jugador de la última década, el aficionado conjetura y los general managers suspiran planteando fantásticos -e hipotéticos- escenarios en su cabeza. Si en su primer cambio de aires The King hizo uso de una más que olvidable parafernalia para mudarse a Miami y su esperado regreso a Cleveland cuatro años después le sumió en un constante baño de masas, la situación en 2018, una vez evidente el agotamiento de su segunda aventura en Ohio y cumplida su promesa de traer el primer anillo de su historia a la franquicia, ha sido bien distinta.

 

No tardó demasiado LeBron en dar a conocer su destino. Esquivando el interés de equipos como Houston o Philadelphia, apenas entrado el mes de julio el alero anunció que se decidía por la ciudad de Los Ángeles para albergar sus, quizás, últimos años como profesional. Unir a James con los Lakers, la franquicia más glamurosa de la liga, levantó una expectación inmensa. Además, el escenario era muy distinto a los anteriores: si en Miami convenció a Bosh para jugar junto a él y en su vuelta a Cleveland atrajo a Kevin Love,  este año no ha captado a ninguna estrella; en cambio, se ha rodeado de veteranos y de los jóvenes que ya estaban en el equipo. Cambia la forma, pero el fondo se mantiene: después de todos estos años, LeBron sigue siendo el jugador más capaz de alterar no solo la dinámica de una franquicia, sino de toda la competición.

AGOSTO: MANUDONA DICE ADIÓS

El desmembramiento de una dinastía aparentemente inperecedera en San Antonio está siendo dolorosa para todos los aficionados a la NBA, más allá de la especial cercanía que afecta a los seguidores del equipo. Cualquier amante del buen baloncesto no puede evitar formar una sonrisa al recordar los buenos momentos con los que la franquicia más modélica y consistente de la liga ha estado dos décadas maravillándonos. Esa sonrisa se va transformando poco a poco en un gesto de consternación al situar la memoria sobre los últimos acontecimientos vividos en los Spurs con su eterno Big Three: primero la retirada de Duncan, después la salida dirección Charlotte de Tony Parker y, por último, el adiós a las pistas de Manu Ginóbili.

 

El escolta argentino ya coqueteó con la retirada el verano pasado, pero aguantó un año más. Aunque le costó coger ritmo, estuvo entonado en varios tramos de la temporada y nos regaló sus últimos retazos de magia. Y al igual que supo extender su carrera, ha sabido escuchar a su cuerpo y decir “basta” mientras aún estaba lo suficientemente arriba. San Antonio, ya sin Leonard y sin el trío que tantas alegrías ha traído a la ciudad, avanza ahora en una nueva dirección, pero el legado de Ginobili, al igual que el de Duncan y el de Parker, nunca se olvidará. De momento ya se ha confirmado que el próximo mes de marzo el número 20 de Manudona será retirado; quién sabe si ese evento, al igual que su retirada en 2018, se convertirá en uno de los acontecimientos del año que viene.

 

10.jpg

La retirada de Manu Ginobili fue un duro golpe para todos los aficionados / NBA.com

SEPTIEMBRE: EL HALL OF FAME ABRE DE NUEVO SUS PUERTAS

Los títulos, los números y el efecto en la memoria colectiva suelen situar a un jugador en su lugar ante la perspectiva histórica. La inclusión en el Salón de la Fama, más que un objetivo primordial, es la consecuencia última de todos esos logros. Quizás no es el evento más espectacular ni el más esperado en el universo NBA, pero la ceremonia del Hall of Fame sirve como homenaje para agradecer a los jugadores que son aceptados sus servicios prestados al disfrute del aficionado. Desde este año, 13 nuevas personalidades forman parte de este selecto grupo, siendo las más destacadas Jason Kidd, Ray Allen, Steve Nash o Grant Hill. En un acto con ambiente de celebración, el momento más interesante es el discurso de los agraciados, que siempre ofrece un nuevo punto de vista sobre sus carreras -el de los propios jugadores- y, entre agradecimientos y ocasionales lágrimas (siendo quizás las de Dennis Rodman en 2011 las más recordadas), suele tener espacio para anécdotas e historias que agrandan aún más su categoría de leyendas.

OCTUBRE: DERRICK ROSE RETROCEDE EN EL TIEMPO

De todas las grandes actuaciones anotadoras que hemos presenciado durante los últimos años, y exceptuando anomalías como las de Terrence Ross o Corey Brewer, quizás ha sido la de Derrick Rose la más inesperada. ¿Alguien esperaba que, casi ocho años después de su MVP y con un cuerpo constantemente machacado por las lesiones, el antes llamado “asesino de la Ciudad del Viento” fuera capaz de anotar 50 puntos en un partido? Quien diga que sí, probablemente miente. Incluso en su mejor temporada desde 2012, con 18.9 puntos de promedio y los porcentajes más altos de su carrera, lo que Rose hizo en la noche de Halloween fue una de las sorpresas más agradables del año.

 

El base logró su career high en puntos, pero esa cifra no fue lo más mágico de su actuación. Lo mágico fueron los últimos minutos de partido, que Rose se encargó de decidir para su equipo; lo mágico fue el instantáneo abrazo de sus compañeros al terminar el encuentro; lo mágico fue el momento en el que se disponía a ser entrevistado, con un pabellón pendiente solo de él y las lágrimas aún aflorando en su rostro. Esa noche nos regaló el renacer de un jugador único con una trayectoria que apuntaba a ser ilustre, pero que se vio interrumpida por un fantasma, el de las lesiones, demasiado presente en esta liga. Después de tantos años viendo sus acometidas, sus levantamientos para volver a caer, esa noche, la mejor noche de su vida profesional, no supo más que a gloria.


Derrick Rose Records A New CAREER HIGH 50 Points In Emotional Victory | October 31, 2018

NOVIEMBRE: LEBRON SUPERA A CHAMBERLAIN EN LA LISTA DE MÁXIMOS ANOTADORES

Quizás la única lastra que ha llevado consigo el alero de los Lakers durante toda su carrera, a pesar de ser uno de los jugadores más completos de la historia, ha sido el hecho de no ser el mejor anotador. Parece algo absurdo tratándose de alguien que lleva tres lustros por encima de los 25 puntos por partido, pero siempre ha habido alguien, llámese Bryant, Durant o Harden en la actualidad, con mayores promedios que él. Y aún así se las ha apañado para convertirse en el quinto máximo anotador de todos los tiempos en la NBA.

 

La noche del 14 de noviembre, con sus 44 puntos frente a Portland, LeBron pasó a una leyenda como Wilt Chamberlain en la clasificación con más lustre de todas las que pueblan el extenso archivo histórico de la competición. De ese partido salió con 31.425 puntos, pero esa cifra, dado su casi perenne buen estado de forma y los años que aún tiene por delante, no va a hacer más que aumentar de forma imparable. El próximo en la lista, al que superará esta misma temporada, es aún más especial: Michael Jordan. ¿Y el siguiente? Un Kobe Bryant situado en 33.643 tantos que convirtió su inclusión en el Top-3 en todo un acontecimiento. Si James consigue entrar al podio, puede que la fiesta sea aún mayor.

 

7.jpg

Luka Doncic está maravillando al mundo NBA / NBA.com

 

DICIEMBRE: HURACÁN DONCIC

La gran mayoría de los aficionados europeos nos llevamos las manos a la cabeza cuando Atlanta cambió a Luka Doncic por Trae Young en la noche del Draft. ¿Cómo dejar pasar a alguien que es profesional desde los 15 años, que lo ha ganado todo a escala continental y que ha sido el mejor jugador en competiciones llenas de jugadores de primer nivel? Los aficionados, comentaristas y periodistas estadounidenses que aún dudaban de la adecuación del joven esloveno al ritmo NBA se han visto obligados a aplaudir el excelso rendimiento de una de las futuras estrellas de la liga.

 

Si durante octubre y noviembre ya cumplió con creces las expectativas, ha sido en el mes de diciembre, en el que promedia más de 21 puntos, 6 rebotes y 6 asistencias por partido, cuando no ha mostrado reparos en destapar el tarro de las esencias. Doncic ha dejado actuaciones estelares en todos los sentidos, siendo la más significativa la vivida el nueve de diciembre: demostrando que no es un rookie normal, venció él sólo a Houston en unos dos últimos minutos de escándalo. Una vez cogida la confianza necesaria, Luka está empezando a ser más agresivo, como demuestran los 8.8 tiros libres que ha lanzado por partido este mes. ¿Hasta dónde puede llegar Doncic? Suena a tópico, pero lo más seguro es que el cielo sea su límite.

 

 

Sobre el autor

 
Antiguedad: 
11 meses 5 días
#contenidos: 
35
#Comentarios: 
86
Total lecturas: 
67,063