Solapas principales

La temporada regular de los Boston Celtics termina su conversión en pesadilla

  • El equipo necesita despertar del mal sueño de cara a los playoffs

Los Boston Celtics recibían la visita de los San Antonio Spurs tras tres derrotas seguidas, ante Nuggets, Sixers y la más dolorosa, contra Hornets. El objetivo no podía ser más claro, recuperar la moral ante los de Popovich y seguir metiendo presión a los Pacers en la lucha por el cuarto puesto. Pero como todo en estos últimos meses, a los de Boston les salió todo al revés. 116-95 y peor derrota de la temporada en casa.

Por segunda vez en la temporada y en algo más de un mes los de Brad Stevens sufren cuatro derrotas consecutivas. Los Celtics se encuentran en su peor momento y las orejas de los playoffs se empiezan a ver en el horizonte. Tras una temporada a remolque en la que alternaban buenas rachas de juego con algunas derrotas duras, en este último mes los verdes han tocado fondo. En los últimos 16 partidos, desde el 21 de febrero, los Celtics llevan un récord de 6 victorias y 10 derrotas, números de equipo de fondo de la tabla. Un auténtico desastre.

Pero lo más preocupante de la situación no son los resultados si no las sensaciones que deja el equipo cuando juega. Gestos corporales, miradas y comunicación no verbal que muestra una completa apatía del equipo y una rotura de la química que hace no tanto era el gran arma de este equipo.

boston_celtics_2018.jpg

La química del equipo parece estar completamente rota. Vía Solobasket.com

Brad Stevens se enfrenta, casi que por primavera vez en su carrera en la NBA, a un vestuario completamente roto. Kyrie Irving no está sabiendo ser el líder del equipo y quitando sus grandes actuaciones inviduales está teniendo graves dificultades para ejercer de jefe y arreglar los problemas del equipo. Aparte de Smart y algunos arrebatos de valentía y ganas que tiene la plantilla en algunos tramos del partido, los jugadores salen a la pista como si esto no fuera con ellos.

En ataque no hay una idea clara. No se elaboran más de dos jugadas seguidas y todo acaba siendo un concurso de haber quién hace la mejor jugada individual. En defensa siempre llegan medio segundo tarde, haciendo muy pocas ayudas y mostrándose incapaces de parar al jugador rival que les esté haciendo mucho daño. Contra los Spurs ha sido Aldridge el que con 48 puntos ha destrozado a los de Boston. Pero la historia es simepre la misma en estas últimas semanas. Un equipo que mostró ser una de las mejores defensas de la liga es incapaz de parar a ningún jugador en racha. Todas las ayudas llegan tarde y la ofensiva del equipo no está ni de lejos para compensar este agujero defensivo.

celtics2018-19.jpg

La confianza en el equipo comienza a tocar niveles mínimos

La quinta plaza parece que va a ser el sitio en el que terminen los Celtics la temporada regular. Ir a los playoffs sin factor cancha, algo que muy pocos se hubieran creido hace unos meses. Los Indiana Pacers están a dos victorias (45-29) y las opciones para superarles pasan por ganar a los Cavaliers el día 26 y ganar a los propios Pacers en el decisivo partido del 29. Todo lo que sea no ganar ambos partidos significará dar casi por perdido ese factor cancha.

Todos sabemos que no podemos dar por muertos a estos Celtics. Tienen suficientes armas como para, a pesar de todo esto, poder plantarse en las Finales del Este, pero el tiempo corre en su contra y la confianza en estos jugadores empieza a tocar niveles mínimos. Es sumamente importante que los de Stevens mejoren estos últimos partidos y recuperen las sensaciones, tanto en defensa como en ataque, que han tenido en algunos tramos de la temporada. Los partidos realmente vitales comienzan ahora y por el momento los Boston Celtics parece que no están preparados para ellos.

 

Sobre el autor

 
Antiguedad: 
5 meses 4 días
#contenidos: 
10
#Comentarios: 
27
Total lecturas: 
20,314