Solapas principales

Dale Ellis.

Dale Ellis: historia de un bofetón con la mano abierta

  • Dale Ellis no tuvo piedad de Dick Motta y sus Mavericks, quienes no quisieron aprovechar sus cualidades durante sus tres primeros años como profesional. Tras ser enviado a Seattle el destino quiso que ambos equipos se vieran las caras en los Playoffs y entonces ocurrió lo siguiente...

"

dick_motta.jpg

Mark Aguirre con Dick Motta.
Mark Aguirre con Dick Motta.
Nosotros estamos en disposición de darle bastantes minutos y esto podría repercutir en una mejora considerable en su producción". El presidente de los Sonics, Bob Whitsitt, estaba en lo cierto. La progresión de Dale Ellis, novena elección de los Mavericks en el draf de 1983, tenía un tapón considerable en la posición de tres con la presencia de Mark Aguirre, Jay Vincent y Detlef Schrempf. Y no valían experimentos: en la posición de dos la apuesta segura era Rolando BlackmanDallas estaba construyendo un equipo llamado a ser la alternativa a los Lakers en el Oeste y no parecían estar dispuestos a alterar el orden establecido dadno más minutos al talentoso alero de Marietta (GA). Al menos, no su entrenador Dick Motta, quien no era partidario de un juego estilo Showtime, que era el que más beneficiaba a Ellis. De hecho, en la campaña anterior al traspaso (84-85), Ellis tuvo un mayor protagonismo en la primera parte de la temporada regular, pero finalmente Motta apostó por exteriorizar a Sam Perkins cubriéndolo por dentro con el ex ACB Wallace Bryant. Llegó, pues, el esperado cambio de cromos. La otra parte contratante eran los Seattle Supersonics.

Los Supersonics cedían, a cambio, a Al Wood, un swingman formado en North Carolina que en su tercera campaña en Seattle había promediado 11.5 puntos, lejos de los 15ppp de su curso anterior (quinto en su carrera NBA). Bernie Bickerstaff estaba buscando un elemento que permitiera hacer daño desde el exterior. Wood, con un 13% de acierto en el triple en el curso 85-86, no lo era. Ellis, por su parte, venía de promediar un 36% de acierto en sus tres primeros cursos tejanos, llegando a convertir 6 triples en el duelo tejano contra San Antonio. Sólo el All Star Norm Nixon lo había conseguido en aquella temporada, precisamente también contra los Spurs. La diferencia entre ambos era que Ellis necesitaba un entorno favorable para explotar y Nixon ya estaba en el último tramo de una carrera exitosa, pero corta por culpa de las lesiones.

Pero, ¿quién era Dale Ellis? ¿Por qué no servía en Dallas y por qué podía ser clave en los Sonics?

schrempfdal.jpg

Detlef Schrempf.
Detlef Schrempf.
Dale era un ganador. Es más, pensó que podía hacerlo ya desde su primer año como profesional. Sin embargo entendió -no sabemos si lo aceptó- que tenía que esperar en su curso rookie. Se le agotó la paciencia tras su segunda temporada. Y más en la tercera, sobre todo cuando Motta quiso experimentar de tres con el alemán Detlef Schrempf, seleccionado en el draft de 1985. A pesar de haber logrado el récord de triples de la franquicia al final del curso con 63 dianas, era considerado como eso: un tiratriples. Y esa no era la principal baza en ataque pensada para el mercurial técnico. Después de estar seis partidos sin jugar, explotó cunando el veterano técnico le sacó a jugar cuando faltaban 6 minutos de un partido que perdían de 20 contra Sacramento: "Soy un jugador. No soy un bedel, alguien al que sólo sacan en los minutos de la basura". Ellis habló con la organización. No entendía el porqué no podían experimentar con él, pero sí con el alemán. Estaba dispuesto a irse y los Mavs prescindieron de sus servicios.

- "¿Crees que puedes jugar de dos?"- le preguntó Bernie.

-"Por supuesto"- contestó Dale.

- "Entonces el trabajo es tuyo".

Besar el santo en Seattle

bernie_bickerstaff.jpg

Bernie Bickerstaff.
Bernie Bickerstaff.
Los Sonics habían finalizado en último lugar en anotación en la temporada anterior. Necesitaban mucha más producción ofensiva y ésta se la podía ofrecer el recién llegado. Bernie Bickerstaff había sido durante 12 años asistente en Washington Bullets y sabía que los equipos del Este basaban gran parte de su éxito en el músculo y la defensa. Había incorporado dos tipos duros como Clemon Johnson y Alton Lister -a cambio de desprenderse del ya insatisfecho Jack Sikma-, pero también quería añadir talento. Un mix entre fuerte defensa y alegría ofensiva. Y el scouting no falló. Ellis era un francotirador, rara vez ponía el balón en el suelo. O finalizaba como un relámpago el contrataque o fundía al rival con un supersónico lanzamiento que en muchas ocasiones acababa depositado suavemente en la red. Hombre bala. En una ocasión se le preguntó a Cedric Maxwell (ex Celtics y entonces en los Clippers) si había visto en su vida una ejecución tan rápida. "Sí. En un tiroteo", respondió.

"Estoy feliz de estar en un equipo en el que tengo la oportunidad de jugar. Era una situación ridícula el que Dick Motta me eligiera en el draft y luego no me utilizara".

El nuevo escolta supersónico pasó de anotar 7.1 puntos en Dallas a 24.9 en su nuevo hogar (+17.8ppp). Nunca había existido un salto cuantitativo igual de un año a otro en un jugador NBA en lo que a anotación se refiere. "Parece como si el el lodo por fín se secara y (él) alcanzara la autopista", resumía acertadamente Robert Reid, alero de los Rockets, definiendo el espectacular cambio del #3 de los Sonics. Ellis recibiría al final de curso el justo premio al Jugador que experimentó una Mayor Progresión.

Los tres mosqueteros.

Los tres mosqueteros de Seattle (Foto: The Seattle Times).
Los tres mosqueteros de Seattle (Foto: The Seattle Times).
La ex estrella de los Volunteers formaba parte de tal vez el mejor trío de la NBA. Los Tres Mosqueteros de Seattle: Dale Ellis-Tom Chambers-Xavier McDaniel. La franquicia no se clasificó para los Playoffs en dos anteriores cursos (31-51 en ambas temporadas). Con Ellis al frente de la anotación consiguieron entrar en la segunda fase después de un mejorable 39-43 (el Oeste era durísimo). Ellis empezó el curso muy caliente, con 23 puntos en su debut con victoria ante los vecinos Trail Blazers. En aquel partido el desaparecido Fernando Martin jugaría 2 minutos.

En el primer mes sólo hubo dos ocasiones en las que no llegó a la decena de puntos. Luego, su proyección ofensiva no tuvo límites. Alcanzó los 40 puntos en cuatro partidos (Sixers, Suns, Kings y Clippers). Precisamente ante los angelinos conseguía su récord anotador, 41 puntos, casi en el final de la primera fase del curso. Ellis promediaba casi 25 puntos por partido más 5.5 rebotes, 2.9 asistencias y 1.3 recuperaciones; Xavier McDaniel tenía medias de 23 puntos y 8.6 rebotes y Tom Chambers, flamante MVP del All Star Game, 23.3 puntos, 6.6 rebotes y 3 asistencias.  

Dale Ellis 41 points vs Clippers (1987)

La revancha

Tras disputarse 82 partidos de regular season la clasificación final decía que el oponente de los Supersonics serían los Dallas Mavericks. Si se echaba un vistazo a lo que dio de sí la liga regular, los tejanos no iban a tener rival en la franquicia del estado de Washington. Se habían impuesto en los cinco partidos de la temporada regular con un margen de puntos de +18.4. Ellis se había mostrado un tanto nervioso en su primer partido oficial ante sus ex, a primeros de noviembre. El escolta anotó 13 puntos con un 3/10 en TC y anotando sólo un triple de cuatro lanzados. Su media en los cinco partidos fue de 20.4 puntos, 6/16 en T3 y  36/74 en TC (48%). Por debajo de la media de la temporada y siendo derrotado ampliamente en todos los lances.

No sólo Ellis tenía que demostrar su valía al entrenador rival. También el técnico de los Sonics, ya en su segunda temporada como head coach. Bernie Bickerstaff se enfrentaba a Dick Motta, al que había ayudado como entrenador auxiliar en Washington Bullets. Los capitalinos, además, habían disputado dos finales a los Sonics, ganándoles en el 78 pero perdiendo una temporada después. 

Los 27 puntos de media computados desde inicio de marzo a mitad de abril certificaban que el escolta llegaba en el mejor momento a los PO. Las ganas de venganza eran insaciables -era un tipo visceral y obsesivo con Motta y sus Mavs. Éstas habían crecido tras un 5-0 que le dolía más a él que a los propios Sonics. "Nos habían batido cinco veces consecutivas en temporada regular. Nos machacaban cada vez y yo no podía soportarlo. Enfrentarse a ellos en PO estaba bien porque era complicado batir a un equipo que te había martilleado en cinco ocasiones. El equiopo debía entenderlo de una vez". Esta arenga no surgió efecto a las primeras de cambio. En el primer partido de la serie los Mavericks se impusieron por un contundente 151-129 en el Reunion Arena. Con 28 puntos para Mark Aguirre y 10 puntos, 7 rebotes y 4 asistencias para Detlef Schrempf. Ellis anotó 22 y repartió 6 asistencias aunque fue Tom Chambers el catalizador del ataque con 35 puntos. "Tuvimos que pasar por la humillación de ver cómo nos acribillaban a puntos", sentenciaba Xavier McDaniel. El equipo necesitaba revertir la situación y contaban con el hombre adecuado.

"Es el día más feliz de mi vida. Había estado esperando todo el año esta oportunidad".

Los jugadores estaban realmente abatidos, pero en el entreno del día siguiente a la derrota los dos veteranos  -possedores de un anillo- Clemon Johnson y Maurice Lucas se enzarzaron en una pelea. Había tensión. Luego uno de los asistentes, Tom Newell, colgó en el tablón de anuncios unos recortes en los que Richie Adubato, auxiliar principal de Bickerstaff, se despachaba a gusto en la prensa sobre la pobre defensa de su equipo en la velada inaugural. Se estaba gestando un clima especial que culminaría con la sorpresa en el segundo partido disputado también en Dallas. Nadie lo esperaba. Dale Ellis emergió con 32 puntos (12/25 en TC) y dos tiros libres anotados que permitían a Seattle, contra pronóstico, empatar la serie"No podía esperar de brazos cruzados. Estaba ansioso por recibir el balón. Fue una gran oportunidad para demostrarles que se habían equivocado conmigo. Me encantó". El ego de Ellis no cabía en la arena. Por fin no sólo había superado la treintena ante sus ex sino que los había apuntillado en el último instante en una noche trágica para los Mavs (110-112). Fundamental también fue la irrupción de Clemon Johnson (20 puntos y 7 rebotes) en sustitución del lesionado Alton Lister, quien se perdería las series. Y el cambio defensivo. Se ideó un trap entre Tom Chambers y Xavier McDaniel (que acudía a la ayuda) para tratar de frenar las embestidas de Aguirre. Funcionó.

Miles de Auerbachs.

Etiquetas

Su sed, sin embargo no estaba saciada. No sólo se trataba de un partido. Quería más. La serie se trasladó a Seattle. Los Sonics, con su victoria,  habían asegurado dos partidos en casa. Se disputarían en el Hec Edmundson Pavilion de la Universidad de Washington. No pudieron hacerlo en el Seattle Center Coliseum porque había sido ocupado por el Salón Internacional de Agricultura. El hecho de jugar en el antiguo Kingdome tampoco les sedujo así que buscaron potenciar la figura del sexto jugador, pero desde la grada. El Edmundson Pavilion era un recinto pequeño, que daba cabida a menos de 9.000 espectadores (poco más de la mitad que el Coliseum). Los Sonics iban a tener a su disposición a más de 8.000 almas entregadas para la casua. Los jugadores no conocían ni cómo llegar. Xavier McDaniel se preguntaba -"¿dónde está el parking?". Los jugadores visitantes se burlaban del emplazamiento al que comparaban con un gimansio.

Nunca hay que menospreciar a tu rival y menos cuando acudes -aunque sea  para luchar- como invitado a su casa. El escolta local alcanzó el climax en el tercero de la serie. Ellis completó su mejor partido de la temporada tras anotar 43 puntos y capturar 14 rebotes (ambos récord personales). Seattle se imponía por 117-107 tras un clave parcial de 12-2 en el último cuarto y le daba la vuelta a la eliminatoria.  De nada sirvieron los 27 puntos de Rolando Blackman ni los 30 con 8 asistencias del base Derek Harper. "Fue un escenario maravilloso"recordaba Ellis. "Era como volver a mi época universitaria donde cada posesión tenía un enorme poder". Los aficionados realmente fueron parte importante del título. Recordaba Newell que la imagen de las 8.000 personas con una máscara con el rostro de Red Auerbach fue impresionante: "Fue la cosa más escalofriante que ví nunca. Se podía ver en los ojos de los jugadores de Dallas. Nunca lo olvidaré".

"Miro atrás en la serie y la veo como el punto culminante de mi carrera", diría después el gran protagonista de la serie.

Como bien explicaba Russ Schoene -que estuvo en Milano las dos anteriores temporadas-"la bofetada del primer partido no dolió". Los Sonics habían dado la vuelta a la tortilla. Nadie lo había hecho hasta la fecha. Los Mavericks estaban tocados, no sólo por lesiones (Donaldson y Blab) sino anímicamente. Lo explicaba bien Schrempf: "Se suponía que debíamos ganar estas series. Deberíamos haber estado 2-0 arriba y nos encontramos 1-1. Luego hubo problemas de lesiones y química. Fue todo muy extraño". El éxtasis total llegaba en el cuarto partido. De nuevo arropados por un público entregadísimo, los Supersonics mataban al segundo rival más duro en el Oeste por un claro 124-98. Dale Ellis volvió a estar a buen nivel (21 puntos y 9 rebotes) aunque los mejores guarismos fueron para Tom Chambers (31 puntos, 9 rebotes y 3 asistencias) y Xavie McDaniel (29 puntos, 8 rebotes y 4 asistencias). En Dallas volvieron a estar desdibujados Mark Aguirre y Derek Harper, uno de los jugadores más regulares que se conocía por aquellos tiempos. No les sirvió el aporte de Blackman y Perkins. Era la primera vez desde que en 1984 se establecía un sistema de PO con 16 equipos, que el seed número 7 eliminaba al número 2 en primera ronda.

El film de la serie, by Dale Ellis:

Revenge of Dale Ellis

Lo que vino después ya importó menos

Los Sonics se enfrentarían a los Houston Rockets en la siguiente ronda, eliminándolos por 4-2. En plena eliminatoria Dale Ellis y Kevin Williams, jugador de tercer año en su primera temporada en los Sonics, eran detenidos por una pelea en un club nocturno de la ciudad tejana. Según los partes, Williams llegó a las manos con el asistente de gerencia Scott Shelton y dos policías que ejercían de guardias del club cuando no estaban de servicio procedieron a su arresto. Ellis fue detenido por impedimento a la detención aunque finalmente quedaron en libertad tras pagar 500 dólares cada uno. Al día siguiente aficionados de los Rockets provocaron con un cartel que rezaba "Bebidas gratis en el Ocean Club". Ellis respondió con 30 puntos. Memorable el último partido de la serie, con Hakeem Olajuwon computando 49 puntos, 25 rebotes y 6 tapones, pero cediendo ante los 37 puntos y 8 rebotes de Tom Chambers y los 36 puntos y 9 rechaces de Dale Ellis, tras doble prórroga (125-128).

[5.14.87] Hakeem Olajuwon - 49 Points Vs Sonics (Complete Highlights)

El sueño de los Sonics fue frenado por los Lakers. Fue un barrido total por 4-0. No importaba, Seattle volvía a estar en la puja por los Playoffs. Fue un curso muy celebrado por Ellis, quien se mostró encantado con su nuevo entrenador: "Bernie realizó un trabajo increíble con todos. Me encantó la forma en que manejó a los jugadores y las exigencias que nos marcó para cada uno. En el caso de que llegara a ser entrenador aplicaría todo esto a mi equipo".

daleellisnuggets.jpg

Dale Ellis, fusil en mano.
Dale Ellis, fusil en mano.
Con el arribo del verano la ya estrella de los Sonics apretaría las tuercas al propietario para tener un contrato mejor. Siguió mejorando números hasta llegar a os 27.5ppp en el curso 88-89, con McDaniel, pero ya sin Chambers y de nuevo con los Lakers frenándoles con contundencia (segunda ronda del draft). La siguiente campaña no fue buena. Llegaron las lesiones y una crisis doméstica (asalto a su mujer). También tuvo problemas con la bebida que derivó en algún que otro accidente. Sufrió extorsiones...todo un conjunto de calamidades que invitaban a una acción por parte de la franquicia. Los Sonics decidieron traspasarlo a los Bucks a cambio de Ricky Pierce, uno de los mejores sextos hombres de la liga. Después sería enviado a los Spurs equipo con el que alcanzó los 1.000 triples en la NBA. Más tarde, en su tercera temporada en los Nuggets logró convertir 2.3 triples por partido y un total de 192 en una sóla temporada. Volvería a Seattle, y a Milwaukee, ya de manera testimonial, para cerrar su ciclo en Charlotte, donde jugó una veintena larga de partidos.

Posiblemente nos encontremos ante el mayor 'asesino' de la competición junto con Reggie Miller y Ray Allen. All Star en Houston'89, con 27 puntos anotados ante 44.000 almas (Astrodome). Finalista y campeón del concurso de triples de la NBA. Jugador volcánico, obsesivo, de mirada profunda y perdida. Perfil de hombre malo-malo en series como 'Mentes criminales'. UNDERRATED.

Documentación consultada: The New York Times, The Seattle Times, philly.com nba.com, basketball-reference.com y Sun Sentinel.

Sobre el autor

Antiguedad: 
10 años 8 meses
#contenidos: 
1,133
#Comentarios: 
11,671
Total lecturas: 
8,745,426

Comentarios

J.R. tengo una duda seria sobre la historia de la NBA. El segundo mejor entrenador de la historia en porcentaje de victorias es Billy Cunningham, que además gano un título si no me equivoco, y también fue un excelente jugador y gano al menos otro titulo. Acabada su experiencia de entrenador en Philadelphia creo que fue comentarista por lo que he visto. En cualquier caso, me parece asombroso que alguien tan relevante para la NBA desaparezca así de la noche a la mañana. Además, personalmente me considero un seguidor "intenso" de baloncesto desde finales de los 80 y hasta hace poco no supe nada de Cunningham. Te echo el guante, ¿crees que merece un reportaje? Un saludo

Muchas gracias. Son historias algunas muy conocidas y otras más insólitas. El origen de ella está en una habitación de un hospital, durante la visita a un paciente, mientras ojeaba un Gigantes de aquella misma semana. Me llamó poderosamente la atención como un hombre que había pasado casi desapercibido durante tres temporadas había sido capaz de cargarse a aquellos majestuosos Mavericks (para mí incluso mejores a nivel global que los que ganaron el título recientemente) y cómo había encontrado la motivación a través de la venganza. Me convertí en un incondicional suyo, no por su obsesión y odio visceral a Motta, sino por su capacidad para 'asesinar' al rival. Ellis mereció las loas que también tuvieron English o Gervin y desde hace muchos años siempre quise rendirle un pequeño homenaje. Hace un tiempo puede ver el vídeo de su hazaña así que me lo guardé en mi carpetita de documentación y finalmente salió el artículo. He añadido un vídeo de la hazaña de Olajuwon y en youtube está la segunda prórroga -desmenuzada en varios capítulos- de aquel partidazo entre Sonics y Rockets. Aquí tienes una de las partes: https://www.youtube.com/watch?v=wQ0tjUdN99A Yo, encantado de que os gusten las historias sobre aquella gente que me enganchó al baloncesto ¡Saludos!

En esa època que empezaba a picarme en serio el aguijòn del basket NBa yo empezaba a ver cosas ,partidos, puntos anotados por ese trio màgico y echaba de menos a Jack Sickma uno de mis jugadores preferidos allì y en los Bucks,Confieso que no sabia quien era Dale Ellis el solo se presentò con sus anotaciones y actuaciones .Es maravilloso recordar a jugadores maravillosos que de haber tenido algo màs de suerte serian de los elegidos en muchas cosas, no obstante sigo pensando que ha sido uno de los mejores tiradores que haya visto en la nba con Ray Allen Reggie Miller y pocos escogidos màs me refiero a la hora de ser un killer y elegante tirando.Seria interesante para mi saber si estarà para ver y/o bajar ese partido ùltimo del que hablas ver a esa gente metiendo tantos puntos incluido el gran Hakeem sentado en el sofà de casa viendo palomitas y que se acabe el mundo.Gracias por hacerme soñar y volver a tiempos maravillosos J.R.San sois increibles en esta pàgina lo digo de y desde el corazòn. Un saludo amantes del basket