Solapas principales

Zalgiris Kaunas, un sueño inesperado

Quien le iba a decir al señor Saras qué, en su tercera temporada como entrenador jefe, iba a conseguir derrocar a todo un titán como el Olympiacos, y clasificar al equipo de su tierra a una Final Four tras 19 años abandonados en el olvido. Un sueño que parecía imposible en octubre y que alcanzó su máximo apogeo en la tarde de ayer.

Verano de 2017, Sarunas Jasikevicus rechazaba las suculentas ofertas de algunos de los grandes titanes del viejo continente (FC Barcelona Lassa, Maccabi Tel Aviv) por un sueño: triunfar en su hogar. El conjunto lituano, tras proclamarse un año más campeón de su liga doméstica, lograba un billete para la temporada 2017/2018 de la exigente Euroliga. Sin la capacidad económica de los grandes clubes, Saras veía como una temporada más le tocaba estar de brazos cruzados ante las salidas de los que hasta ese momento habían sido sus jugadores franquicia: Westerman (CSKA), Lekavicius (PAO). Motum (Anadolu Efes), Lima (cedido por el Real Madrid), …  Ante esta situación, la directiva del club tenía que recurrir de nuevo al mercado ‘para intentar incorporar algún jugador destacado que no hubiese caído en las grandes garras de los titanes.

Llegamos a mediados de octubre, balón al aire en la Euroliga y a priori una temporada más en los “infiernos” de la clasificación para el Zalgiris. El expolio sufrido en verano a manos de los titanes, la ausencia de fichajes de renombre y la falta de estrellas, hacía que los expertos colgaran un año más el “sambenito” de cenicienta al conjunto lituano. Pero Saras no estaba dispuesto a seguir permitiendo que sus compatriotas fueran menospreciados en el viejo continente.

El paso de los partidos y una suma de victorias inesperadas frente a los titanes, tanto en el propio fortín (Anadolu Efes, Panathinaikos, Olympiacos, Maccabi, FC Barcelona, CSKA,…) como en terreno enemigo (Barcelona, Málaga, Estambul (derrocando al vigente campeón en su cancha), Valencia y Atenas), generaba nuevos referentes en el equipo y hacia olvidar a los “héroes” del pasado.

pangos.jpg

Kevin Pangos vs Real Madrid (Photo: Euroleague)

Kevin Pangos, tras una primera temporada de aclimatación a la máxima competición europea, se consagraba como director del equipo comandando al conjunto lituano con brillantez. El máximo anotador (12,7 puntos por partido) y asistente (6 pases de canasta por partido) del equipo, calibraba su muñeca convirtiéndose en uno de los mejores tiradores de la competición desde la larga distancia (47% en triples). Como suboficial en la dirección del equipo, aparecía un jugador caído en el olvido en los últimos años: Vasilije Micic. El base serbio, recalaba en Kaunas tras varios años de fracasos (pocos minutos en el Bayern Munich de Pesic y un papel testimonial la temporada anterior en el Estrella Roja). Parecía no quedar nada de aquella joven promesa del KK Mega Leks, hasta que tuvo la fortuna de obtener una beca para la escuela del profesor Saras. Con Jasikevicius como mentor, Micic ganaba esa confianza tan necesaria en el puesto de base y se convertía en un jugador determinante en la competición (7,5 puntos, 4,2 asistencias y 0,9 robos por partido).

Pero Micic no fue el único fichaje acertado. Para el puesto de tres, Saras se decantaba por un jugador poco experimentado y desconocido para muchos: Alex Toupane. El portentoso alero francés, retornaba al viejo continente tras dos temporadas a caballo entre la NBA y la liga de desarrollo norteamericana. Un jugador de corte defensivo con el objetivo en mente de hacer olvidar los fantasmas de la NBA. En su retorno europeo, Toupane no solo ha demostrado sus cualidades como defensor, sino que ha mejorado exponencialmente su capacidad anotadora ganando una gran confianza en su tiro.

En el juego interior, un desconocido Brandon Davies se convertía en un coloso de los aros siendo el gran referente en la pintura lituana (9,4 puntos, 3,3 rebotes y unos sorprendentes 0,9 robos por partido). Pese a mostrar un rendimiento irregular en el inicio de la campaña, el pivot americano ha ido mejorando sus prestaciones con el paso de los minutos convirtiéndose en un jugador determinante en la eliminatoria ante Olympiacos: 17 puntos, 4 rebotes y 1,3 robos por partido en Play Off. Y para el puesto de cuatro, llegaba el fichaje más destacado: Aaron White. El ex del Zenit San Petersburgo desembarcaba en Kaunas para desempeñar el puesto de cuatro abierto tan necesario en el baloncesto moderno. Su físico portentoso y gran facilidad anotadora, daban al equipo una versatilidad ofensiva fascinante, permitiéndoles realizar rápidas transiciones y ataques rápidos.

davies.jpg

Davies vs Olympiacos (Photo: Euroleague)

Aunque la proeza del equipo de Kaunas no se debe únicamente al buen hacer en el mercado. Los jugadores nacionales han tenido un papel vital en el éxito europeo, con especial reconocimiento para el gran capitán: el veterano Paulius Jankunas. El curtido jugador lituano a sus 34 años está viviendo una segunda juventud, habiendo sido el firme mástil al que agarrarse en los partidos apretados (11,4 puntos 4,9 rebotes y 1,5 asistencias por partido). Pese a su más que peculiar mecánica de tiro, el preciso tiro de media distancia del veterano interior lituano (59,7% en tiros de dos puntos) ha sido un arma asesina capaz de romper cualquier defensa rival. Y hablando de mecánicas de tiro peculiares, toca mencionar a otro “producto lituano”: Edgaras Ulanovas. Pese a no destacar en la faceta estadística, el joven alero lituano ha sido un jugador determinante en los esquemas de Jasikevicus, siendo capaz de aportar en todas las facetas del juego: 7,4 puntos (con un sorprendente 47,5% de acierto en triples), 4,2 rebotes y 2,2 asistencias por partido. Y como últimos jugadores nacionales a destacar, toca hablar de los veteranos Antanas Kavaliauskas y Arturas Milaknis.  El primero de estos dos, un rocoso interior ex Bilbao Basket que ha sabido aportar con gran maestría minutos de calidad dando descanso a Davies y Jankunas en el puesto de cinco. Por último, reconocer la gran labor del “último tirador lituano” hasta la fecha. Milaknis, continuando con la gran saga de tiradores que el país lituano siempre ha tenido, actúa como el gran francotirador del equipo (8,8 puntos por partido cosechados desde la larga distancia (2,2 lanzamientos de tres puntos por partido con un 45,4% de acierto).

Un equipo “modesto” en la competición, con una plantilla y presupuesto a años luz de los grandes; que ha sabido ganarse el respeto en el viejo continente a base de esfuerzo y sacrificio. La proeza conseguida por el equipo lituano esta campaña (independientemente del resultado final que obtenga en Belgrado), merece un gran reconocimiento para la plantilla y sobre todo para su entrenador; una leyenda dentro y fuera de la pista: Sarunas jasikevicius.

kaunas_2.jpg

Zalgiris Kaunas (Photo: Euroleague)

 

 

Sobre el autor

 
Antiguedad: 
1 año 8 meses
#contenidos: 
322
#Comentarios: 
880
Total lecturas: 
901,045

Comentarios

Increíble temporadón de los lituanos, al que solo un equipo este año se le ha resistido y curiosamente ha sido Baskonia. Los dos partidos los ganamos de paliza. Yo desde luego no era de los que apostaba por ellos ni para entrar en Play offs, es mas, para mi, junto al Estrella Roja eran los firmes candidatos al farolillo rojo, aunque luego el Efes y el Milan, aun sin Repesa, se encargaron de que no fuese así. Pues ambos dos me han cerrado la boca y sobretodo el Zalguiris. Es lo bonito de los deportes de equipo, en que las plantillas no valen para nada y no se consiguen exitos si no hay EQUIPO, no nombres sino EQUIPO. Y Zalguiris ha demostrado que equipo tiene y es uno de los 4 mejores equipos de Europa con todo merecimiento.
Posdata: Se presenta una muy buena semifinal en Belgrado. Fenerbahce - Zalguiris. Siendo favorito el Fener ,sin duda Saras le planteará problemas a su maestro. Yo, por aquello de que prefiero que nos haya eliminado el a la postre campeón, iré con los turcos, aunque luego, como me suele pasar, siempre me decanto por el mas débil y cuando empiece el partido creo que me decantaré por los verdes. Que hostias desde ya voy con los lituanos. Vamos Zalguiris hostias...saludos

Verlo para creerlo. Un fino estilista como jugador y coach de un equipo de duros soldados y alguno con mas galones que saben perfectamente lo que tienen que hacer. El gran ambiente del Zalgirio Arena tambien ayuda. Ahora ,sin presion, en F Four cuidadito con ellos. Para EL genial porque daran mucho ambiente ,cuando les vi en Vitoria ,en invierno habia bastantes. Estos si que lo viven!