Solapas principales

Sastre marca el camino y Dubljevic pone la sentencia (68-62)

  • Joan Sastre fue el protagonista de la primera mitad, y guió a los de Pedro Martínez.
  • Bojan Dubljevic, con dos triples, sentenció el partido.

El partido en clave:

Comienzo con mucho ritmo. Ambos conjuntos iniciaban con mucha actividad ofensiva y mucha intensidad, en un duelo vibrante con La Fonteta vibrando con cada jugada. La igualdad reinaba en el marcador, pero un triple, y una canasta a la contra tras robo, de Nedovic abría la primera brecha en el luminoso (5-10). Los de Joan Plaza encontraban ventajas con facilidad, y su acierto desde más allá del arco (3/3) les abría muchas opciones, Valencia se veía superado por el ritmo malagueño y obligaba a Pedro Martínez a pedir un tiempo muerto para tratar de cambiar el encuentro (7-15). Valencia activaba a Joan Sastre para defender a Nedovic y colapsar al generador verde, pero además, el alero español anotaba dos triples consecutivos y acercaba a los suyos en el luminoso (13-17), los taronja habían conseguido cambiar el ritmo. La igualdad reinaba de nuevo, y un rebote-mate de Will Thomas firmaba el empate (20-20). 

Malaga coge el timón y Sastre dinamita el juego. El comienzo del segundo cuarto cambiaba radicalmente la imagen del partido, bajaba la velocidad del juego y aumentaban la intensidad y los esfuerzos defensivos. Unicaja lanzaba ayudas cortas y rápidas que provocaban muchas dudas a los taronja, y en ataque conseguían apretar las tuercas para imponer un 0-8 de parcial (20-28). Rafa Martínez, con un triple para romper el parcial, se convertía en el máximo anotador de la historia de la Eurocup, pero los malagueños no levantaban el pie del acelerador, y querían mantener la renta obtenida. De nuevo era Joan Sastre (11 puntos) quien, con su entrada, rompía la balanza a favor de los locales, acercando a los suyos en el luminoso con 5 puntos consecutivos. Cerraba, de nuevo, el put-back Valencia Basket con un palmeo de Bojan Dubljevic antes de llegar al descanso (35-35).  

Igualdad absoluta. Nuevamente, y como si de un guión ya redactado se tratase, era Unicaja quien tomaba las riendas del encuentro, con Jeff Brooks como estilete, pero esta vez Valencia Basket estaba más atento para dar la respuesta. Los de Pedro Martínez encontraban ventajas en la zona, y aprovechaban el juego interior de Dubljevic, mientras que los de Joan Plaza disfrutaban de tiros liberados desde el triple. La igualdad era constante, y ninguno de los equipos conseguía abrir brecha (44-46). Un triple de Romain Sato otorgaba la primera ventaja del partido para los locales, y La Fonteta subía los decibelios para aupar a los suyos (50-48). 

Joan Sastre marca el camino. Todo por decidir, y la presión en el encuentro no paraba de aumentar. Las defensas colapsaban constantemente la ofensiva rival, y los espacios parecían acotarse. Y en ese momento, de nuevo, la actividad constante de Joan Sastre cambiaba el partido; el balear generaba puntos para sí mismo y para sus compañeros, consiguiendo dar ventaja a los taronja (60-52), obligando a Joan Plaza a solicitar un tiempo muerto para recomponer sus filas. 

Dubljevic pone la sangre fría. Llegaba el momento clave del encuentro, a falta de cinco minutos por jugar, y Unicaja subía una marcha para tratar de acercarse en el marcador. Valencia cometía fallos inexplicables, que le impedían romper el partido, pero los de Joan Plaza no conseguían conectar de nuevo. Dubljevic anotaba un triple, que rápidamente encontraba respuesta en Kyle Fogg (65-60). La tensión era tan palpable que se mascaba en el enfervorecido calor de La Fonteta, y en ese recargado ambiente era, nuevamente, Bojan Dubljevic quien, con una sangre fría tremenda, anotaba un triple para poner la sentencia al partido (68-62).

 

 

Sobre el autor

 
Antiguedad: 
2 años 10 meses
#contenidos: 
311
#Comentarios: 
2,774
Total lecturas: 
1,238,284

Comentarios

En esta final me esperaba tres victorias locales y de momento se va cumpliendo. Lo mejor para Unicaja es que Omic al fin rebotea de verdad, se ve que lee los foros de solobasket :D

Victoria che, mas que por merito propio, aprovechando la tremenda ineficacia, desacierto y caraja visitante., Plaza volvio a hacer de las suyas, y un partido que parecia estar en el bote, no por el marcador ( casi 30 mns por delante en el electronico) sino por sensaciones , a pesar de que no estaba Musli y Nedovic estaba pensando mas en no cojear en la foto... el equipo compitio, a pesar de las desapariciones del mejor jugador del bando malagueño Brooks,(al banco tras 8 minutos magicos) y la ausencia del pelirrojo, (en toda la segunda parte), y la magnifica aparicion de Okuo, yo lo hubiera dejado, dada la incapacidad de meter una canasta bajo el aro de Omic. Oportunidad malagueña perdida, y un devorador Dubljevic que aprovecha al maximo sus recursos, los valencianos tienen el 60% en el zurron.

Ha pasado lo lógico, y más si tenemos en cuenta que Nedovic se ha empeñado en convertirse en un pollo sin cabeza, que Fogg erraba tres veces por cada acierto y que Valencia ha sabido esperar su momento y en cuanto han olido la sangre han ido a rematar. Aun así el equipo ha sabido llegar vivo al último minuto y ahí Dubljevic ha terminado lo que han sabido empezar primero Sastre y después Sato. Analizando al bando verde hay que reconocer que han sabido ser importantes Omic, Okouo y Lafayette. He echado mucho de menos a los dos mencionados antes, a Smith y a Alberto Díaz, que no sé por qué en la segunda parte no ha salido casi nada o nada. De Waczynski no espero demasiado, no me convence nada este tipo, ya le puse una crucecita cuando se cascó el partidito de Copa del Rey de 2016 y falló un tiro libre esencial, quizás sea injusto pero no me transmite confianza ni fortaleza mental, ojalá me cierre la bocaza en los próximos días.

Pequeños detalles, ese triple que falla Jamar Smith ( Kyle Fogg, para Nacho Calvo) totalmente solo a falta de poco más de un minuto con 65-60. Creo que Valencia tendrá más opciones en Malaga que hoy, hoy la presión les ha jugado una mala pasada. Por el bien del espectáculo, espero equivocarme y que haya tercer partido, y que se decida, precisamente en eso, en pequeños detalles, saludos.