Solapas principales

Hapoel e Iberostar Tenerife lo dejan todo para el segundo partido (75-73)

El lunes pasado abrían los informativos con imágenes inesperadas. En plena llegada de la primavera, la cima más alta de la geografía de España amanecía cubierta de un blanco inesperado de nieve en abundancia. Admirados lo advertían los jugadores de Iberostar Tenerife desde las ventanillas del avión que les encaminaba a jugar la ida de los cuartos de final de la BCL ante el unánime favorito de la competición, el Hapoel Jerusalem de Amar´e Stoudemire. Eso sí que es una copa alta. Y lo afrontaba otra vez sin Beirán, vestido, pero ni en el acta, para afrontar uno de las mayores cumbres de la temporada.

Con un mate y un triple en contra comenzaba aquella ascensión Iberostar Tenerife, al que la hacía más empinada un viejo conocido, el ex de media ACB, James Feldeine. Se aferraban a la cuerda los canarios con su protagonistas típicos, aunque la ventaja siempre era de origen local (15-10 min. 5) El único camino hacia la cumbre que se le ofrecía a los laguneros era el de igualar aquellas intensidades que tanto le faltaran el sábado pasado en La Hamburguesa. Así, remando, sufriendo y penando, se conseguían poner a un punto con un 2+1 de Sebas Saiz, que ese de intensidad algo sabe. Aunque viejos errores acechaban a la defensa aurinegra y el poco uso de las faltas permitía un par de canastas locales para dejar la primera pausa en 22-17 del blanco y rojo de las gradas.

Staiger marcaba un 0-5 de parcial de vuelta a la cancha que empataba la cosa. Ya no olía tanto a favorito. No para TaShawn Thomas, que se marcaba un osado costa a costa para igualar parciales. Tras el “jueguen, jueguen” del primer cuarto, se pitaban hasta los roces en el segundo y todo aquello enrojecía a Vidorreta. Hasta que terminaba por pararlo con el enésimo contraataque israelí acabado en mate y un 36-29 que J´Covan Brown convertía en un +10 con otra canasta y adicional. Primeras alarmas sonaban desde Canarias. Abromaitis y Iverson apagaban parte del fuego que el base tejano se encargaba nuevamente de avivar, para recorrer el camino hasta las cabinas en 45-36 de clara ventaja y más algarabía parroquiana.

Volvía de aquellas Iberostar Tenerife con los crampones perfectamente ajustados para marcarse un 0-9 de parcial que pusiera todo en reseteo para la segunda mitad. Staiger inflaba el parcial tras la obligada pausa de Kattache y ponía a los del subtrópico por primera vez por delante. Pero es que habían encontrado por fin los canarios la senda buena y no paraba de crecer el desaguisado (45-53 min. 26) y un sonado 17-0 de parcial que cerraría por fin Feldeine con su penetración de toda la vida. Le tocaba ahora a Hapoel la escalada, siguiendo los pasos de la huella canaria. Sabe poco de montañismo el jefe de la expedición Vidorreta…

Se iniciaban los últimos diez minutos de la primera etapa con 55-59 del negro y amarillo de las estrategias bien dibujadas. Pasaban los minutos y Iverson se agigantaba. Simplemente, dominaba. Pero con táctica no sólo basta y Feldeine se lo echaba todo a la espalda para alargar la pisada y acortar la ventaja: 67-69 min. 36. Tras varios ataques en los que ya no se pitaba nada, Brown volvía a poner a Hapoel por delante. Se acababa la primera de las escaladas y ya sólo quedaba saber en cuanto quedaba la escuálida ventaja que cualquiera de los dos se llevara. Finalmente sería Brown el que con dos libres lo dejara todo en un 75-73 que nada aclara. El Santiago Martín de La Laguna decidirá finalmente el ganador de la jugada, con el Teide observando desde su cota nevada, como se asciende una de las mayores cumbres de la temporada.   

1 El gobernador tejano: él fue el encargado de cerrar la contienda haciendo suya la ventaja. Dos tiros libres con los que redondear los 20 puntos de su casilla en el acta, para gobernar un ataque que la defensa canaria había frenado en una segunda mitad nefasta. Antes, exhibición de jugón, para anotar por aquí y por allá y dar a su equipo las mayores ventajas. Y cuando él no estuvo en cancha, se vino el vendaval lagunero que todo lo igualara. Hoy, entre tanto jugador de relumbrón y mejor pasado, sobre todo en esta competición de media tabla, J´Covan Brown gobernó el partido como casi le dio la gana. 

2 Un parcial para soñar con la machada: se las veía apuradas el equipo de Canarias después de una primera parte bastante mal jugada. Sobre todo, detrás, encajando 45 puntos que hacían presagiar una nueva quimera en forma de remontada. Pero en esta ocasión no esperó al partido de vuelta el equipo de La Hamburguesa y con un parcial de 0-17 en plena cancha contraria, no sólo se aferraba de nuevo a la causa, sino que incluso amagaba con llevarse la victoria para su casa. Finalmente, la reacción de todos los dineros hebreos lo impedirían por una canasta ajustada, pero bien le vale al Canarias un parcial que puede servir para soñar con la machada. 

3 Una partida que debe ser todavía jugada: con la vuelta al partido de Iberostar Tenerife tras aquella enorme remontada, todo en el último cuarto se jugó a no perder todo lo que todavía queda en baza. Con un banquillo visitante limitado por las bajas y un escuadrón de físico y ceros en los contratos lastrado por la buena defensa canaria, los últimos diez minutos se jugaron con la lupa puesta en la próxima semana, con el riesgo de no tirar todo por la borda de las últimas jugadas. Ganó el partido Hapoel con la dupla Brown-Feldeine sobrepasando la cansada defensa aurinegra, pero con la amenaza que representa la vuelta en casa y la suma de algún jugador más a la causa. Con este formato que propone esta BCL tan rara, los últimos minutos se jugaron para una partida que debe todavía ser jugada. 

 

 

 

Sobre el autor

Antiguedad: 
2 años 3 meses
#contenidos: 
109
#Comentarios: 
573
Total lecturas: 
249,442

Comentarios

Un buen resultado para Tenerife en una de las canchas mas calientes de Europa y contra un H.J. con mas medios pero un poco ansiosos de querer resolver ante su publico. Tenerife con mucho oficio exterior mas Iverson-Abromaitis(36 de 72 p.),20reb.,y 43 v. y 3 triples importantes de Brussino le valió para poder resolver en casa. No deben confiarse pero buena oportunidad.