Solapas principales

El Real Madrid se lleva el 3º puesto ante un desaparecido Fenerbahce (75-94)

  • El Real Madrid se lleva un encuentro donde ninguno de los dos equipos dio su máximo nivel, pero la débil defensa de los turcos y la eficacia de los blancos facilitaron las cosas al conjunto de Pablo Laso.

1º cuarto (16-24)

El partido comenzaba como un pequeño homenaje de los entrenadores hacia los más olvidados en esta recta final de la temporada. Ambos conjuntos colocaban a dos de sus jugadores que menos minutos tuvieron el viernes pasado, con Felipe Reyes y Jayce Carrol por parte del Real Madrid y Sinan Guler y Ahmet Duverioglu dentro del quinteto otomano.

El Real Madrid comenzaba el encuentro mucho más enchufado. Los blancos intentaron correr la cancha ante un rival ausente durante gran parte del primer cuarto. Ayón aprovechó la oportunidad para liderar a los blancos con 9 puntos, mientras que Campazzo buscaba el protagonismo de sus compañeros repartiendo magia sobre el campo con 7 asistencias en 8 minutos.

No fue hasta el minuto 2 donde Obradovic decidió comenzar la rotación de los banquillos y dar otro sentido al partido. Al mismo tiempo, Laso también se decantó por cambiar a su quinteto y sentar a Felipe y Carrol.

2º cuarto (24-14)

Durante el descanso del primer y segundo cuarto, la afición del Fenerbahce quería despertar a sus jugadores. Con sus aficionados esparcidos por todo el campo, tiñendo varias zonas del campo de color amarillo, los espectadores turcos comenzaron a cantar de pie a tono unísono transmitiendo una gran energía a los suyos. Los de Obradovic comenzaron a jugar colectivamente, con un gran movimiento de balón y con los más habituales dejándose la piel en la cancha.

Daba la sensación de que otro partido había empezado. El Madrid no se encontraba cómodo en su ataque y los otomanos, cada vez más metidos en el partido, emprendían su remontada de la mano de Vesely, Melli y Sloukas. (40-38)

3º cuarto (23-31)

Durante el descanso parecía que ambos entrenadores habían acordado un pacto de no agresión. Dirigidos nuevamente por Campazzo, los de Laso lograban anotras hasta 31 puntos durante este cuarto aprovechando la floja defensa rival. El argentino seguía repartiendo juego y sumando asistencias a través de Ayón, que aprovechaba la floja defensa turca para hacerse fuerte en la zona. El mexicano se colocaba como máximo anotador del encuentro con 23 puntos, buscando el doble-doble con 9 rebotes en su casillero.

Por el otro lado, los de Obradovic comenzaban la segunda mitad haciéndo frente al festival ofensivo del Madrid con Sloukas y Mahmutoglu como destacados. Los fallos y despistes volvían a resurgir como en el primer cuarto, dejando correr a los blancos que anotaban con facilidad. En transición tampoco cambiaba mucho la cosa, y es que, tan solo con un par de pases, los merengues eran capaz de entrar hasta la cocina. (63-69)

4º cuarto (12-25)

Si ya en el cuarto anterior la defensa del Fenerbahce era débil, en el último fue lastimosa y su papel en ataque más de lo mismo. Un parcial de 0-14 para los blancos terminaba con las opciones de los turcos y esta vez, era Fabien Causeur el que se sumaba a la fiesta de la anotación con 8 puntos consecutivos, mientras que Facundo Campazzo seguía asistiendo a los suyos, yéndose hasta las 15 asistencias. En los minutos finales, aquellos que no habían jugado un minuto en esta Final Four como Klemen Preperlic o Santiago Yusta saltaban a cancha, al mismo tiempo que el Fenerbahce se volvía a reencontrar con el aro, tras 7 minutos sin anotar.

Cuando ya estaba todo determinado, lo que ninguno de los dos equipos quería en este partido ocurrió. Erick Green se tuvo que marchar en camilla después de torcerse el tobillo en un salto frente a Santi Yusta. Seguro que será un buen motivo para debatir la necesidad de este partido, donde ninguno de los equipos mostró sus mejores facetas. (75-94)

Sobre el autor

 
Antiguedad: 
8 meses 4 semanas
#contenidos: 
46
#Comentarios: 
123
Total lecturas: 
72,967